ZXSpectrum 16kNos remontamos al año 1986, a un colega del cole le compraron su primer ordenador, se trataba de un Sinclair Spectrum (modelo de 16K) y como era de esperar, no pudo resistirse a invitarme a verlo. Fui para allá y ya podéis imaginaros… toda la tarde enganchados al Horace Goes Skiing. Mira que era cachondo el juego, tenías que cruzar una carretera con un tráfico exagerado para llegar a una caseta donde recogías los esquís. Una vez los tenías en tu poder, venga, de vuelta a cruzar la carretera para llegar a la montaña. ¿No podían haber construido la caseta al lado de las pistas???

Me impresionó el proceso de carga de los juegos. Resulta que venía en formato cinta de casette, lo introducias en el grabador/reproductor (previamente conectado al ordenador), iniciabas el proceso de carga mediante la orden LOAD “”, le dabas al PLAY y después de unos minutos viendo rallas por pantalla y escuchando un ruido muy característico ya podías jugar. Os aconsejo ver este vídeo para que os hagáis una idea de lo que era eso a los que no lo hayáis vivido y para recordar viejos tiempos a los que pasaron por ello. Y hoy en día nos impacientamos cuando algo tarda en cargar más de 5 segundos … en fin.

Ese fue el primero con el que me topé de una saga de ellos, todos muy divertidos y con los que pasábamos las horas sin darnos cuenta. Pero no todo era jugar, nos empezamos a preguntar para qué servirían todas esas instrucciones impresas en las teclas. La básica para poder cargar los juegos las conocíamos a la perfección, pero ¿y el resto? Ahí empezamos a dar nuestros primeros pasos en BASIC.

Spectrum PlusDespués de varios meses disfrutando del trasto y taladrando a mis padres para que me compraran uno, me hice con un Sinclair Spectrum+ 48K. Lo que llegué a disfrutar (y sufrir) con ese ordenador. Me compraba las Micro Hobby de aquella época, que eran formato periódico, donde venía impreso el código fuente de algunos juegos. Claro, te emocionabas con la explicación y a picar… tras varios días dándole al teclado y depurando errores (si lo conseguías) cargabas el juego. Resultaba gratificante haberlo conseguido, pero en la mayoría de casos decepcionante el resultado, en fin, qué podíamos esperar… haber picado 50.000 líneas más o haberte comprado uno, ¡campeón!

Si queréis echaros unas risas, no os perdáis el doblaje de la presentación del Spectrum+ 128K. Destaca algunos aspectos típicos del aparatejo 🙂

Amstrad CPC 6128Después del Spectrum+ aparecieron el +2 con casette incorporado y el +3 con disquetera. Ese debía ser la leche, pero ahí ya dí el salto al Amstrad CPC 6128. Este modelo ya había evolucionado desde el CPC464 (con casette) y el CPC472 y CPC664 (con disquetera). Lo compré con monitor de fósforo verde ya que el monitor a color era carísimo y aunque no era lo mismo la economía no daba para más.

En la foto podréis ver el equipo con monitor a color, no he encontrado una con fósforo verde que fuera decente.

El siguiente paso fue muy complicado, ya que en aquella época aparecieron los fabulosos Commodore Amiga 500 y Atari 520STFM. ¿Por cuál decidirse?. Si bien la respuesta parece simple porqué la mayoría de mis amigos se decantaron por el Amiga, yo me desmarqué comprando un Atari. Debí pensar que así podríamos probar equipos y software distintos y así fue, no me he arrepentido nunca de tal decisión.

Aquí tenéis una foto de los dos equipos:

atari 520ST FMamiga 500

De ahí ya pasamos a los PC’s, los cuales no voy a enumerar porqué fueron unos cuantos. Y como me quedé con las ganas de tener un Amiga, ahora que los precios de los equipos antiguos estaban muy bajos, me compré un Amiga 500, un Amiga 600 un 1200, 3000 y 4000, ¡¡¡toma ya!!!

Sigo ampliando mi colección de equipos retro, la cual espero poder exponer algún día.